Cubanos retenidos en Nuevo Laredo se entregan a autoridades fronterizas de EEUU

 

643AB99F-B71C-45D2-A508-E38F692BD4A6_w1023_r1_s

La mayoría de los migrantes cubanos que permanecían en Nuevo Laredo, México, se han entregado a las autoridades fronterizas de Estados Unidos.


Muchos han iniciado un proceso de solicitud de asilo en centros de detención. Otros han salido en libertad y que se conozca, solo dos han ganado el juicio de asilo político.

En los días y semanas posteriores al 12 de enero, centenares de cubanos quedaron atrapados del lado mexicano de la frontera con EE.UU., agobiados por la incertidumbre que dejó el fin del privilegio de acceso migratorio, pies secos / pies mojados.

Fueron varios los que se lanzaron sin éxito a la conquista del Puente Internacional Las Américas que conecta Nuevo Laredo con Laredo, Texas. Eran rechazados por los agentes de inmigración que se negaban a escuchar razones.

Es el caso de Juan Manuel Martinez, de Cienfuegos, a quien conocimos en Nuevo Laredo.

Pero de aquella visita a hoy ha llovido mucho. En esa localidad del estado mexicano de Tamaulipas, que en un momento llegó a albergar a más de 1000 cubanos, hoy quedan unos 300. La mayoría de los restantes, más de 500, están retenidos en proceso de asilo en el centro de detención de Río Grand, en Laredo.

Anaivis Machado, una psicóloga de Santa Clara, se entregó en las últimas horas con su esposo y sus dos hijos. En un acto inusual, la familia recibió parole sin retención.

Hoy disfrutran sus primeros días en libertad en casa de familiares en Tampa.

Según publica la cuenta de Facebook Cubanos en Texas, la cubana Yaima Molina acaba de obtener asilo político. Ganó su caso ante un juez de inmigración después de 4 meses y medio en una prisión para inmigrantes.

Que se conozca, Yamila es la segunda cubana que obtiene asilo político después del 12 de enero.

Antes, el pasado 12 de abril, la agraciada fue Alicia Diaz Dominguez, quien permaneció más de tres meses en la prisión de Santa Isabel, en Texas. También salió en libertad su esposo, Gavino Franco Castillo.

 

Anuncios