Fallo en petición de asilo en EEUU de matrimonio cubano sentaría nueva premisa legal

Aquilino Caraballo (i) y Georgina Hernandez (c) con su hijo Jorge Caraballo (d)

Aquilino Caraballo y Georgina Hernández, de Batabanó, venían con visas de visita pero dijeron que venían a quedarse y fueron detenidos en el Aeropuerto de Miami.

El caso escuchado el viernes se centró en un debate sobre el sistema político y económico de Cuba

La decisión de un juez de inmigración que escuchó el viernes el caso de una pareja cubana detenida en el Aeropuerto Internacional de Miami el pasado 13 de enero podría establecer un precedente de jurisprudencia acerca de los cubanos que ingresan con visas temporales a Estados Unidos y deciden pedir asilo después del fin de la política que regulaba estos casos.

Él se encuentra en el centro de detención de la Avenida Krome, al oeste del condado Miami-Dade, y ella en el centro de transición de Pompano Beach, condado Broward.

Caraballo y Hernández, que viajaron a Miami para visitar a una hija y un hijo, tenían visas de no inmigrante con motivos de visita familiar, pero fueron detenidos después de que dijeran a un oficial de inmigración durante su entrevista en el aeropuerto que “querían quedarse” en los Estados Unidos.

Hasta la víspera, los cubanos que solicitaban quedarse, podían hacerlo bajo un “parole” que fue eliminado por Obama.

El Nuevo Herald señala, citando al abogado de la pareja, Willy Allen, que el caso, que habría sido el primero en el que cubanos enfrentan una posible deportación como resultado del cambio de política, podría establecer un precedente legal, por lo que el juez Adam Opaciuch optó por emitir su fallo por escrito en una fecha futura aún no definida.

Según la nota, familiares y expertos llamados a declarar coincidieron en que la audiencia celebrada en Krome ─que incluyó el testimono de Caraballo─ se centró en un debate sobre el sistema político y económico de Cuba y la realidad de las llamadas reformas implementadas por el gobierno de Raúl Castro.

“Es cuestión de establecer un precedente que no se trata sólo de aquellas personas perseguidas por razones políticas, sino de que el sistema mismo niega todos los derechos” a los cubanos, dijo al diario miamense Juan Antonio Blanco, director de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba con sede en Miami, quien fue llamado a testificar por la defensa.

“Hoy no se está juzgando a personas, sino a un sistema”, agregó el politólogo y activista cubano.

Demostrar miedo creíble a regresar al país de origen es indispensable para obtener el asilo. Blanco dijo a Martí Noticias que el fiscal lo cuestionó en el caso de Caraballo, un pequeño agricultor, aduciendo que desde hace 10 años Raúl Castro viene implementando aperturas de mercado.

Blanco señaló asimismo a Marti Noticias que el hecho de que se vaya a crear un precedente legal obligará al juez Opaciuch a ser sumamente cuidadoso al redactar su fallo, de modo que no pueda ser objeto de abusos en el futuro.

Anuncios