EEUU detiene a 172 migrantes cubanos, tras fin de ‘pies secos, pies mojados’

Frontera-Estados-Unidos

Al menos 172 cubanos que intentaron entrar a Estados Unidos después de la eliminación de la política de “pies secos, pies mojados” se encuentran en centros de detención para inmigrantes esperando por los resultados de sus procesos de expulsión, según confirmaron las autoridades a el Nuevo Herald.

Exactamente en qué centros se encuentran no fue revelado.

“Desde el 14 de enero, ha habido un aumento de 172 cubanos en detención [bajo custodia] de la ICE [La Policía de Inmigración y Aduanas del Departamento de Seguridad Interna]”, dijo un vocero de esa agencia al Nuevo Herald.

El vocero de ICE dijo además que dos personas ya habían sido expulsadas a Cuba aunque no aclaró si son los mismos dos balseros cubanos que según comunicó una vocera de la Guardia Costera, habían sido interceptadas desde el fin de “pies secos, pies mojados”.

El hecho de que solo dos cubanos hayan sido aprehendidos por la Guardia Costera desde el fin de la antigua política, demuestra cuán efectivo ha sido el cambio introducido por Obama para cortar el flujo de inmigrantes cubanos.

En enero del año pasado, 3,846 cubanos llegaron sin visa a EEUU. Pero entre el 12 y el 31 de enero de este año, solo 426 cubanos fueron considerados “inadmisibles” por la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en varios puertos de entrada a EEUU, según informó una vocera de esa oficina.

La mayoría de esos cubanos habían llegado a Miami (111) o al puesto fronterizo en Laredo (279), en la frontera con México.

En ese período de enero del presente año, 1,400 cubanos entraron legalmente a EEUU, según las cifras obtenidas por el Nuevo Herald.

Durante muchos años los cubanos que llegaban a Estados Unidos sin visa y pedían quedarse no temían ser detenidos por las autoridades de este país. Todo eso acabó el 12 de enero, cuando en aras de continuar normalizando las relaciones con Cuba, el expresidente Barack Obama eliminó la política de “pies secos, pies mojados”, que permitía a esos cubanos obtener un permiso de admisión especial a EEUU.

Los cubanos “inadmisibles” que llegaron después del cambio de política “o bien se encuentren en proceso de expulsión o se les ha dado la oportunidad de retirar su solicitud” y abandonar voluntariamente EEUU, explicó la vocera.

Una fuente de ICE confirmó que aún no ha habido deportaciones desde Miami.

CBP, ICE y el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) rehusaron explicar si esos 172 cubanos detenidos se encuentran en un proceso de asilo, aunque una fuente de CBP dijo que cerca de la mitad de los 426 “inadmisibles” habían manifestado miedo de regresar a Cuba y habrían iniciado el proceso de solicitar asilo para evitar ser expulsados.

Las primeras audiencias de estos cubanos ya han comenzado.

La audiencia para introducir una petición de asilo a favor de Aquilino Caraballo y Georgina Hernández, de 67 y 64 años, tuvo lugar el pasado 6 de febrero, en el centro de detención de inmigrantes de Krome, donde se encuentra detenido Caraballo — Hernández se encuentra en el centro de detención de Broward (BTC).

Ellos son los padres de una cubana nacionalizada estadounidense y habían visitado EEUU en seis ocasiones, pero estuvieron entre las primeras víctimas del desconcierto y la desinformación tras el cambio de política. Pese a haber obtenido una visa por cinco años, dijeron que “querían quedarse” en EEUU en el aeropuerto de Miami y fueron detenidos.

Según su abogado, Wilfredo Allen, la pareja enfrentará un juicio el 10 de marzo, lo que en su opinión es bastante “rápido” para este tipo de casos, aunque continuarán detenidos, lo que podría ser el procedimiento que sigan las autoridades a partir de ahora, agregó.

Una orden ejecutiva firmada por el presidente Donald Trump estableció como práctica la detención de todos los extranjeros con procesos pendientes de expulsión.

Lo que suceda en estos juicios va a ser fundamental para definir el futuro de muchos cubanos que aún se encuentran varados en México o en terceros países y están ponderando sus limitadas opciones, entre ellas la solicitud de asilo político en EEUU.

Mientras tanto, la posibilidad de que Trump de marcha atrás y reinstaure la admisión especial de los cubanos indocumentados parece cada vez más remota, pese a la circulación de noticias falsas al respecto en las redes sociales. Este jueves en Miami, el congresista Carlos Curbelo dijo que la eliminación de la política de “pies secos, pies mojados” era “inevitable, sabíamos que la política tenía muchas deficiencias”.

“No pensábamos que la Casa Blanca de Obama iba a actuar de una manera tan inesperada, a último momento, pero creo que todo el mundo reconocía que esa política estaba provocando una situación difícil aquí en Estados Unidos y también en Cuba”, dijo el representante por la Florida.

Anuncios