Presidentes de Panamá y Costa Rica buscarán solución a crisis migratoria

Cubanos albergados en la iglesia Santa Ana, en la capital panameña.

Juan Carlos Varela y Luis Guillermo Solís se reunirán entre el 15 y 20 de septiembre en Chiriquí, Panamá.

Los presidentes Juan Carlos Varela, de Panamá, y Luis Guillermo Solís, de Costa Rica, se reunirán entre el 15 y 20 de septiembre para evaluar el tema de la crisis migratoria que afrontan ambos países con la entrada de indocumentados a sus territorios.

El encuentro tendrá lugar en la provincia panameña de Chiriquí, fronteriza con Costa Rica, según dio a conocer al diario La Prensa Manuel Domínguez, secretario de Comunicación del Estado panameño.

La llegada de migrantes irregulares a Panamá no se ha detenido durante todo el año, y se estima que semanalmente llegan a la provincia de Darién, provenientes de Colombia, entre 150 y 300 de estas personas.

Hasta el pasado mes de agosto, las autoridades de Migración de Panamá habían reportado la entrada ilegal al país de unos 9.000 migrantes por Darién.

Javier Carrillo, director del Servicio Nacional de Migración, dijo que actualmente en esa región del país hay cerca de 3.000 indocumentados. Aportó que a todos se les está brindando la asistencia humanitaria debida.

El funcionario reiteró que los migrantes están entrando “ilegalmente” porque no tienen documentos de viaje, lo que los obliga a abandonar el país en un término de 72 horas, o de lo contrario, se da inicio a los trámites para su deportación, destacó La Prensa.

Mientras, la Iglesia católica, a través de la Pastoral Social Cáritas de Panamá, ha dispuesto de otros cinco albergues en los que brinda asistencia a unas 400 personas.

El sacerdote de la parroquia, Luis Núñez, explicó al diario que en ese recinto ofrecen asistencia a unas 120 personas, entre adultos y niños, pero ninguno se quiere quedar en el país. Están a la espera que el Gobierno de Panamá logre un acuerdo con los países de la región, de tal forma que se les permita el paso y poder llegar a Estados Unidos.

También en Chiriquí, cerca de la frontera de Panamá con Costa Rica, permanecen 20 cubanos con la esperanza de que ese país les abra sus fronteras para seguir su paso hacia Estados Unidos.

Sietnel Candanedo, de la Pastoral Cáritas de Chiriquí, dijo que hasta el momento se les ha ofrecido ayuda a más de 100 cubanos, los cuales, han sido trasladados a Cáritas de Panamá, porque no tienen dinero.

Los cubanos que cruzan el Darién proceden de Colombia.

Anuncios