Cafe Fuerte: Cuba restringirá salidas al exterior de sus médicos a partir del 7 de diciembre

MedicosCuba-display-300x206

El gobierno cubano regulará a partir del próximo 7 de diciembre las salidas al exterior de médicos de diferentes especialidades que realizan actividades vitales en los servicios a la población y en el sector científico con el propósito de frenar el éxodo de profesionales de la salud.

La decisión gubernamental fue anunciada este martes mediante una Declaración del Gobierno Revolucionario, que fustiga el Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos, establecido desde el 2006, y  “la política migratoria selectiva y politizada de Estados Unidos hacia Cuba”.

“Ante la necesidad de garantizar a nuestro pueblo un servicio de salud eficiente y de calidad, así como mitigar las afectaciones que hoy se producen como consecuencia de la política migratoria selectiva y politizada de Estados Unidos hacia Cuba y la creciente contratación no planificada de médicos cubanos en otros países, se ha decidido aplicar las regulaciones establecidas en el Decreto 306, del 11 de octubre de 2012, para las salidas al exterior por asuntos particulares de profesionales médicos de diferentes especialidades que realizan actividades vitales en los servicios de sa­lud a la población y en la actividad científico-técnica”, indica el comunicado, reproducido por los medios oficiales cubanos.

Carencia de especialistas

Según el comunicado, el Ministerio de Salud Pública está responsabilizado con la implementación de es­ta regulación, que será efectiva a partir del 7 de diciembre.

El texto agregó que la migración de profesionales cubanos del sector de la salud cons­tituye una preocupación para el país, considerando que especialidades tan importantes como anestesia, cirugía general, terapia intensiva, cardiología, pediatría, neurocirugía, nefrología, obstetricia y ginecología, ortopedia y traumatología, neonatología, entre otras, han sido seriamente afectadas por la salida no planificada de personal médico vital.

La medida no significará -asegura la declaración- que los médicos especialistas no puedan viajar o residir en el exterior, sino que se analizarán las fechas de salida del país, teniendo en cuenta el relevo de cada profesional. Esta estrategia busca “propiciar un ordenamiento laboral que garantice la accesibilidad, calidad, continuidad y estabilidad del funcionamiento de los servicios de salud”.

A su vez, las autoridades cubanas reiteraron que los profesionales de la salud que han salido del país bajo la política migratoria en vigor, ya sea por interés económico, familiar o profesional, incluyendo aquellos que abandonaron sus misiones y su país, podrán reincorporarse al sistema de salud cubano, si así lo desean. A los que retornen se les garantizará una ubicación laboral similar a la que tenían con anterioridad.

Jugoso rubro de exportación

El envío de médicos cubanos a misiones internacionales es uno de los rubros de exportación de servicios más lucrativos que tiene el gobierno de La Habana, pero se ha convertido en una verdadera odisea para la población que necesita atención especializada en la isla. Reportes recientes en la prensa oficial dieron cuenta de quejas de la ciudadanía por falta de especialistas en ramas fundamentales como la neurocirugía y la ginecobstetricia.

Más de 50 mil colaboradores cubanos prestan servicio de salud actualmente en diferentes modalidades de cooperación, en 67 países. La empresa Comercializadora de Servicios Médicos calcula ingresos anuales de $8,200 millones de dólares por exportación de servicios sanitarios.

En reiteración a planteamientos en declaraciones y reuniones recientes, el comunicado atacó el Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos (CMPP) como un factor desestabilizador del sistema de salud de la isla.

“El gobierno de los Estados Unidos, que despojó a Cuba de la mitad de sus médicos en los primeros años de la Revolución, es­tableció en el 2006, durante la Pre­sidencia de George W. Bush, el Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos, úni­co de su tipo en el mundo, dirigido a dañar los programas de cooperación médica internacional de nuestro país y a privar de estos recursos humanos vitales a Cuba y a las naciones receptoras que tanto los necesitan”, consideró el documento.

Avalancha hacia el exterior

Más de 2,000 médicos cubanos que desertaron de misiones en terceros países han sido admitidos bajo el CMPP desde su instauración hace una década. Sin embargo, la avalancha de deserciones en Venezuela y Brasil, así como la renuncia a sus puestos de trabajo de cientos de profesionales de la salud para viajar al exterior se ha multiplicado desde el 2013, cuando el gobierno de Raúl Castro puso en vigor la reforma migratoria.

Un verdadero cuello de botella para el procesamiento de solicitudes por parte de las autoridades estadounidenses se produjo desde comienzos de este año en Colombia, adonde llegaron unos 1,500 médicos y dentistas escapados de sus misiones en el exterior.

La declaración oficial insistió en que el CMPP “tiene el perverso objetivo de promover el abandono por parte de profesionales de la medicina cubana de sus misiones en otros países, facilitando activamente su emigración mediante el uso de sus embajadas para alentarlos a ello”.

El reporte también dijo que las facilidades que ofrecen va­rios países, especialmente clínicas privadas, a personal de la salud cubano, propiciaron el asentamiento de fuerza calificada en el exterior y se han detectado redes que se dedican a la selección y financiamiento de la salida de los médicos de la isla.

No es la primera vez que Cuba aplica restricciones para las visitas al exterior o decisión de emigrar de sus profesionales de la salud. En 1999, el Ministerio de Salufd Pública implementó la Resolución 54, que impedía la salida de los médicos y les imponía castigos de entre tres y cinco años antes de otorgarles el permiso para abandonar el país.

Anuncios