Acusadas 14 personas por cometer fraude con Ley de Ajuste Cubano en Miami

rte5t

En otro episodio embarazoso para los defensores de la Ley de Ajuste Cubano (CAA), 14 personas fueron acusadas este jueves ante un tribunal federal de Miami por fraguar matrimonios falsos y cometer fraude migratorio para aprovechar los beneficios especiales de la legislación. CAFE FUERTE

De acuerdo con un reporte de la Fiscalía Federal del Sur de la Florida, las operaciones de falsificación de matrimonios y documentos migratorios ocurrieron entre diciembre del 2009 y julio del 2014, y estaban lideradas por dos individuos identificados como Odalys Marrero, de 51 años, y Rolando Mulet, de 62, ambos residentes de Kendall.

Los presuntos cabecillas de la red de falsificadores se encargaban de reclutar ciudadanos cubanos que eran elegibles para la residencia permanente en Estados Unidos por vía de la CAA, y prepararles matrimonios fraudulentos con extranjeros que pagaban por el servicio con el fin de evadir las regulaciones de inmigración.

Matrimonios arreglados

Marrero y Mulet aparecen como responsables de conspirar con seis nacionales cubanos y seis hispanos no cubanos para arreglar los matrimonios entre ellos. Los cargos imputados son de conspirar para cometer un matrimonio fraudulento y fraude migratorio relacionado.

La acusación indica que Marrero y Mulet imponía a los extranjeros un pago para arreglar los matrimonios, notarizar licencias matrimoniales falsas, completar toda la documentación migratoria exigida y preparar a los conspiradores para la hora de las entrevistas con funcionarios del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS).

Bajo la CAA, vigente desde 1966, cualquier ciudadano cubano puede regularizar su situación migratorio y la de su cónyuge, independientemente de la nacionalidad que posea, luego de permanecer un año en territorio estadounidense y poder mostrar un documento de entrada (parole).

Unos 30,000 cubanos reciben anualmente residencia permanente en Estados Unidos bajo la CAA. La cifra más reciente se remonta al 2013 y fue de 32,219.

Los seis matrimonios que registra el documento se realizaron en el distrito Sur de la Florida. Exceptuando dos acusados, los restantes aparecen radicados en el condado de Miami-Dade.

Altas sentencias y deportación a la vista

El caso está siendo procesado por el fiscal adjunto Robert Emery.

Junto a Marrero y Mulet fueron también arrestados y acusados:
◾Katiusca Elena Aguilar Navarro, de 28 años, de Doral.
◾Carlos Alberto Mederos Paule, 46 años, de Miami.
◾Manuel Andrés Gómez, de 46 años, de Wilton Manors (Broward).
◾Virginia De La Caridad Mederos Paule, de 57 años, de Miami.
◾Elisabet Kerese Alvarez, de 38 años, de Aventura.
◾Osvaldo Lastre Durán, de 48 años, de Sweetwater.
◾Natacha Perera, de 44 años, de North Miami.
◾Javier Manejias, 51 años, de Antioch (Tenessee).
◾Marianelly Auxiliado Rodríguez, de 48 años, de Doral.
◾Rafael Abreu González, de 46 años, de Hialeah.
◾Okyvi Olmar Yoll Mesa, de 35 años, de Doral.
◾Salvador L Cabanas, de 44 años, de Kendall.

De ser hallados culpables, los acusados podrían enfrentar sentencias de 20 años de cárcel. Al tratarse de una felonía, todos los posibles sentenciados serían puestos en procesos de deportación tras cumplir sus respectivas condenas.

“El fraude de inmigración es un delito grave que socava el sistema de inmigración de nuestra nación y puede suponer un riesgo para nuestra seguridad. Nuestra oficina seguirá trabajando para investigar estos crímenes y enjuiciar a las personas que tratan de perpetrar planes de inmigración fraudulentos”, declaró Wifredo Ferrer, jefe de la Fiscalía Federal de Miami, en un comunicado.

La investigación estuvo a cargo de USCIS y el Departamento de Inmigración y Aduanas (ICE).

Canal de cooperación

No es el primer golpe contra fraudes migratorios vinculados a la CAA que enfrenta la fiscalía federal de Miami.

En abril del 2013, 20 personas fueron acusadas por falsificación y venta de certificados de nacimiento cubano que facilitarían a cientos de indocumentados tramitar ilegalmente el estatus de residente permanente en Estados Unidos. La llamada Operación Habana Gateway constituyó la mayor acción contra el fraude con documentos cubanos durante la última década.

Desde hace varios años, Estados Unidos y Cuba han establecido un canal de cooperación para desenmascarar los fraudes migratorios de numerosos ciudadanos latinoamericanos que se hacen pasar por cubanos con el objetivo de obtener la residencia permanente y la ciudadanía estadounidenses. La colaboración tiene como propósito esencial verificar la autenticidad de la documentación, fundamentalmente inscripciones de nacimiento, que es presentada por solicitantes del estatus de residencia permanente bajo la CAA.

La batalla contra el fraude migratorio es uno de los temas que ha formado parte de las charlas migratorias en años recientes y figura ahora entre los asuntos que tratará la comisión especial que retomará las negociaciones entre ambos países en septiembre, luego del restablecimiento de relaciones diplomáticas.

Anuncios