Marco Rubio cree que tras el acuerdo Obama-Castro habrá esfuerzos para revocar la Ley de Ajuste


La decisión de reanudar relaciones diplomáticas con La Habana hace peligrar aún más la Ley de Ajuste Cubano, advirtió este miércoles el senador cubanoamericano Marco Rubio, uno de los más duros críticos de la política del presidente Barack Obama hacia la Isla, informa el diario miamense El Nuevo Herald.

El acercamiento a La Habana ahondaba las preocupaciones sobre el futuro de esa ley, que permite a emigrantes cubanos que llegan a territorio estadounidense sin visa quedarse y obtener residencia después de un año, indicó Rubio, republicano por Florida, en una rueda de prensa.

Recordó que ya antes del anuncio de Obama había discusiones sobre si la ley debería ser modificada, debido a que muchos inmigrantes cubanos viajan de visita a la Isla aun cuando la disposición supuestamente los acoge como refugiados de una dictadura comunista.

“Hay un creciente número de personas que llegan de Cuba en base al asilo político, que es la base de la Ley de Ajuste Cubano, y un año y un día después, cuando obtienen residencia en Estados Unidos, regresan a Cuba 15 veces o 20 veces al año”, dijo Rubio. “Yo no conozco ningún esfuerzo organizado para revocar la ley, pero estimo que habrá esfuerzos para revocarla”, señaló.

Agregó que él mismo considera que la Ley de Ajuste Cubano debe ser “reevaluada y actualizada”, pero no dio detalles.

El senador aseguró que piensa mantener una presión constante sobre la Casa Blanca para que proporcione pruebas sobre la manera concreta en que la estrategia de reanudar relaciones diplomáticas con el régimen cubano va a llevar a cambios democráticos en la Isla.

“Toda esta política está basada en la idea de que de alguna manera va a crear aperturas políticas en Cuba”, dijo. “Vamos a asegurarnos de que eso ocurra y, si no ocurre, vamos a responsabilizarlos sobre eso. Espero que yo esté equivocado y que ocurra una masiva transformación política en Cuba”.

Mencionó los diferentes criterios a través de los cuales, a su juicio, el Congreso y el público en general pueden determinar si la nueva política está generando cambios democráticos en Cuba.

“¿Se permite tener una prensa independiente? ¿Se permiten partidos políticos independientes? ¿Se pueden tener elecciones libres y justas? ¿O tener una rama judicial independiente?”, enumeró.

Rubio añadió que hará todo lo que esté dentro de su poder “para bloquear una embajada que sea solo una fachada”, en referencia a la posibilidad de que los diplomáticos estadounidenses vean limitado su trabajo en la Isla.

“Haré lo que esté dentro de mi poder para bloquear una embajada que no es una real embajada”, enfatizó.

Anuncios