Familiares en #Cuba: Carga pesada de mantener

Los más de 200,000 cubanos que cruzaron las fronteras de Canadá o de México para obtener refugio en los Estados Unidos en los últimos ocho años lo hicieron en su mayoría corriendo grandes riesgos. Pero muchos de ellos ahora se ven obligados a pagar sumas considerables para mantenerse en contacto con sus seres queridos en la isla.

Según cálculos elaborados por el Nuevo Herald, mantener un contacto básico con Cuba –incluyendo una llamada de media hora al mes, el envío ocasional de una caja de cinco libras de alimentos o medicinas y un viaje a la isla cada 12 meses– podría suponer en promedio más de $1,000 al año.

Y es que mantener los nexos familiares con Cuba desde Estados Unidos es mucho más complicado que hacer lo mismo con cualquier otro país latinoamericano, incluso cuando la isla se encuentra sólo a 90 millas de distancia.

En el caso de la telefonía, la conexión con Cuba no se ha beneficiado de la revolución digital.

Hoy en día existen muchas aplicaciones para chatear o hacer una llamada de video a través de la internet, pero Cuba cuenta con una tasa de conectividad a la internet de apenas 23 por ciento, una de las más bajas en América Latina, según cifras oficiales.

Y para hacer más difícil la situación, algunas aplicaciones son bloqueadas por el gobierno cubano, mientras que otras por compañías estadounidenses como Google, que están sujetas a las leyes del embargo.

Eso significa que la mayoría de cubanos no pueden hacer uso de populares aplicaciones como Skype y Google Hangouts o el servicio de llamadas que brinda Facebook y tienen que recurrir a llamadas telefónicas para hablar con la isla.

Lamentablemente, las tarifas telefónicas son sorprendentemente costosas, superando en más de diez veces el cargo de 12 centavos de dólar por minuto cobrado para comunicarse con Hong Kong, y los nueve centavos por minuto de Austria.

La cercanía regional con Estados Unidos mantiene en bajos niveles las tarifas para hablar con la mayoría de los países latinoamericanos, en algunos casos apenas un centavo por minuto.

Pero con Cuba, las compañías de teléfonos como ATT y Sprint cobran hasta $1.20 el minuto, mientras que servicios como Hola América y Cuballama, cobran entre 70 y 50 centavos. Una llamada de diez minutos a Cuba puede costar tanto como $12.

LOS PAQUETES

La isla está atravesando una crisis económica que dura ya más de dos décadas, lo que ha generado un floreciente negocio de envío de paquetes.

 

Pero de modo legal, a partir de septiembre de este año solo se podrán enviar hasta 1.5 kilogramos libres de impuestos, según una nueva resolución (No. 2018) de la Aduana General de la República de Cuba.

Según esta medida, por todo envío que sobrepase dicha cantidad, el destinatario deberá pagar un arancel de 20 CUC ($23) por cada kilogramo extra, el equivalente al salario mensual promedio de un trabajador estatal en la isla.

La jefa del Departamento de Política Arancelaria del Ministerio de Finanzas y Precios, Yahily García Poma, dijo en entrevista con los medios estatales cubanos que “la regulación de importaciones sin carácter comercial de las personas naturales contribuye, sin dudas, a estimular la producción nacional, a incentivar la compra en el país.”

Las agencias de paquetes que operan en Estados Unidos piden actualmente envíos mínimos de entre cinco y seis libras, todas cifras mayores de las tres que quedarán libres de impuesto, por lo que probablemente los familiares en Cuba terminarán pagando alguna cantidad en divisa.

El Nuevo Herald contactó a las oficinas de las agencias de envíos Apacargo Express y VaCuba para indagar sobre el posible impacto de esta medida en los precios. Varios agentes de VaCuba eludieron comentar sobre el tema. Un agente respondió escuetamente “Nosotros no tenemos conocimiento de eso”, refiriéndose a la resolución que ya es pública desde el 11 de julio.

Los precios actuales para los envíos a través de VaCuba son de $6 por libra, si el destino final es La Habana, y $7 para el resto de las provincias.

Una agente de Apacargo Express dijo que todavía no se sabía si aumentarían los precios. Actualmente, a través de la agencia se puede enviar por vía marítima electrodomésticos y muebles con un costo de $2.49 por libra.

“Puedes mandar hasta una casa”, comentó. Enviar un televisor de 32 pulgadas a través de esta agencia costaría actualmente $150, más 120 CUC ($139) que deberá pagar la familia al recibirlo en Cuba.

Jay Birckman, de la corporación Crowley Maritime, que tiene licencia para transportar carga por vía marítima a Cuba, dijo a CubaNews que espera una caída de los envíos a partir de septiembre. Actualmente la compañía traslada semanalmente cuatro contenedores de paquetes a la isla.

Pero como en realidad hay muy poco –y caro– que comprar en la isla, el envío de paquetes continuará, posiblemente a precios más onerosos, a través de las agencias especializadas, o a través de las llamadas “mulas”, personas que llevan bultos y dinero a cambio de los pasajes.

Muchas agencias de viaje están detrás de este negocio, pues les resulta más barato pagar un pasaje y enviar paquetes como equipaje, que montar todo un negocio de paquetería, según explicó una empleada de una de estas agencias.

Sin embargo, la Aduana cubana también emitió un comunicado en mayo pasado en el que advierte a los pasajeros que transportar “encomiendas” está prohibido y quienes lo hagan estarán sujetos a multas y sanciones penales. Por su parte, el diario oficial Granma publicó esta semana que, entre enero y mayo de este año, funcionarios de la Aduana detectaron 69 casos de viajeros que llevaban encomiendas, 19 de las cuales contenían drogas.

Pero esta advertencia no parece tener demasiado impacto entre quienes utilizan esa vía para visitar a su familia. Un joven que ha ido varias veces a Cuba de “mula” opina que “eso es para meter miedo. Fui hace quince días y nadie me dijo nada en la Aduana. Además, yo siempre pregunto lo que tiene el bulto”, añadió.

Al existir un mercado tan grande para los envíos a Cuba, algunas tiendas han surgido en Miami para satisfacer esa demanda. Serafín Blanco, dueño de las tiendas ¡Ño, qué barato! y El Dollarazo, explica que sus clientes son principalmente los cubanos, quienes compran para sus familiares ropa, celulares, computadoras, vitaminas, “canastilla” para bebés y hasta mosquiteros. “En Cuba ven los anuncios de televisión a través de las antenas y a veces les dicen a sus familiares: ‘ve a ¡Ño, qué barato!, que están vendiendo jeans a cinco dólares’”, comentó.

Estrella Heredia, manager de la tienda ¡Ño, qué barato!, explicó además que venden mercancía “específicamente pensando en lo que quieren en Cuba, como pañales de gasa o hules para las cunas”.

LOS TRAMITES DE VIAJE

Las complicaciones y costos adicionales también se extienden a los viajes que primero requieren la adquisición de un pasaporte cubano actualizado y debidamente “habilitado”, eufemismo por permiso de entrada.

El sitio web de la Sección de Intereses de Cuba en Washington informa que los trámites para obtener un pasaporte nuevo o renovarlo son de $375, pero pueden llegar hasta $450 si se utiliza una agencia. El trámite toma hasta 8 semanas.

Adicionalmente, el pasaporte cubano –que es válido por seis años– debe ser prorrogado cada dos años para entrar en la isla, a razón de $180 por cada prórroga o $225 si se emplea una agencia. Al cabo de seis años, usted pagó por el pasaporte cubano al menos $735. En sus respectivos consulados en Miami, la renovación de un pasaporte dominicano cuesta $110 y de uno colombiano, $81.

Con su pasaporte “en regla”, puede adquirir un boleto de avión en una de las 350 agencias de viaje autorizadas por el Departamento del Tesoro. Actualmente, las agencias Marazul, VaCuba y Cubamax están “ofertando” pasajes de ida y vuelta desde Miami hasta La Habana a partir de $359. En la agencia ViajeHoy, el mismo pasaje puede costarle $429.

Un vuelo de ida y vuelta a República Dominicana puede fácilmente costar alrededor de $200, pese a que la isla está a 1,329 kilómetros de Miami, casi mil más que a La Habana.

Pero los costos de operación de los vuelos a Cuba son muy altos, según explicaron varios dueños de compañías de vuelos charter. Un dueño de una de estas compañías, que no quiso ser identificado, manifestó que “este es un negocio muy volátil. Estamos aquí hasta el día que American Airlines pueda volar directamente a Cuba”, subrayó.

El Nuevo Herald

Anuncios

Un comentario en “Familiares en #Cuba: Carga pesada de mantener

  1. Pingback: Familiares en #Cuba: Carga pesada de mantener | Noticias de mi Tierra

Los comentarios están cerrados.